martes, 14 de octubre de 2014

Ébola: Prevención y Control de Infecciones


La Ciudad de Buenos Aires está preparada para responder eficientemente ante la posible eventualidad de que aparezcan en el país casos de pacientes enfermos con el virus del ébola.

A comienzos de septiembre pasado se presentó en el auditorio del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires el protocolo para el tratamiento de posibles casos de esta enfermedad, que tiene como objetivo unificar los criterios entre los ámbitos de salud públicos y privados ante casos potenciales. La exposición se realizó ante representantes de los diferentes organismos de salud de la Ciudad, hospitales públicos, clínicas privadas y autoridades sanitarias.

Se cuenta con una ambulancia y una camilla especial del SAME para el traslado de posibles pacientes, y también se designó al Hospital Muñiz como hospital de referencia para la internación y cuidado de los casos sospechosos.

Síntomas del virus del ébola
- Fiebre mayor a 38,6º
- Diarrea y vómitos
- Debilidad intensa
- Dolor muscular
- Dolor de cabeza

La introducción del virus del ébola en América pude darse a través de viajeros internacionales, preferentemente por vía aérea. Por eso si se estuvo de visita o en tránsito en países con casos de esta enfermedad (principalmente de África: Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria) durante los últimos 21 días y presenta esos síntomas, llamar al 107 para su asistencia.

Sobre el virus ébola
La enfermedad por virus ébola es una enfermedad grave, con una tasa de letalidad de hasta un 90%. No existe un tratamiento aprobado específico ni vacuna con licencia disponible para el uso en seres humanos o animales. El período de incubación varía de 2 a 21 días con un promedio de 8 a 10 días. La transmisión puede ser animal-humano, o persona a persona mediante el contacto directo con fluidos y/o secreciones corporales de las personas infectadas se considera como el principal modo de transmisión.

Información para personal de salud
Ante posibles casos de Ebola, el personal de salud deberá vestirse como indica el protocolo de procedimiento. A continuación se presenta el video explicativo para utilizar apropiadamente la vestimenta:

VIDEO: Planificación de la Asistencia. Prevención y Control de Infecciones

Fuente: http://www.buenosaires.gob.ar/noticias/ebola-prevencion-y-control-de-infecciones

miércoles, 8 de octubre de 2014

Presentaron una Guía Argentina de detección y tratamiento de Urticaria Crónica


La Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) y la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), en pleno marco del 37° Congreso Anual de la AAAeIC, presentaron la primera Guía Argentina para la Detección y el Tratamiento de la Urticaria Crónica (UC), una afección que padecerá al menos el 20 por ciento de la población en algún momento de su vida y que suele manifestarse con ronchas rojas en la piel, acompañada de picazón, hinchazón e inclusive dolor.

La lesión de urticaria se caracteriza por una elevación de la piel (roncha), con coloración enrojecida y de tamaño y forma variables, y que pica. La forma crónica de esta enfermedad (UC) suele ser más común entre la tercera y la sexta década de vida, con un pico a los 40 años, fundamentalmente entre las mujeres, probablemente debido a que del 35 al 40 por ciento tiene origen autoinmune, enfermedades de mayor prevalencia en mujeres. Afecta en forma considerable la calidad de vida de quien la padece, produciendo insatisfacción, ansiedad, pérdida de la autoestima, depresión, trastornos del sueño, incapacidad para el desarrollo de tareas productivas y/o educativas, con su correspondiente impacto en los denominados ‘costos intangibles’ de las enfermedades crónicas.

“Uno de los principales objetivos que impulsaron la elaboración de la Guía, es que tanto la urticaria crónica como el angioedema son en muchos casos tratados como reacciones alérgicas que a priori se consideran auto limitadas en el tiempo, pero cuando esto no ocurre frecuentemente se las sigue tratando del mismo modo con malos resultados en cuanto a eficacia y peores en cuanto a los efectos colaterales. Nos propusimos ayudar a revertir esta situación a través de una guía que actualice estos conocimientos y su manejo con la meta de lograr un mejor enfoque en el cuidado de los pacientes”, manifestó el Dr. Jorge Máspero, médico especialista en Alergia e Inmunología y uno de los autores del trabajo.


“El tratamiento de la UC se puede dividir en tres enfoques: evitación de la causa de la urticaria, eliminación o tratamiento del estímulo desencadenante (cuando se conoce), y terapia farmacológica. Respecto de esta última, los antihistamínicos de segunda generación (no sedativos) son la piedra angular del tratamiento medicamentoso; sin embargo, un 40 por ciento de los pacientes con UC no logra un buen control con este tipo de fármacos, y requiere otras alternativas para manejar su enfermedad, como por ejemplo pasar a la segunda línea ampliando la dosis estándar hasta el cuádruple”, destacó el Dr. Máspero, quien también es Director Médico de la Fundación CIDEA.

No obstante, un número sustancial de estos pacientes no respondedores sigue sin revertir el cuadro o presenta efectos adversos que los obliga a discontinuar la terapia. Para este grupo de pacientes, la Guía, en línea con trabajos similares de países centrales, indica la utilización como tercera línea de tratamiento basada en tres distintos grupos de medicamentos.

Es importante destacar que en todo tratamiento de urticaria crónica se deben evitar los posibles desencadenantes o agravantes inespecíficos como el calor, el estrés, el alcohol y algunos fármacos como el ácido acetilsalicílico y otros analgésicos no esteroides (AINES), o la codeína.i

Para el Dr. Alfredo Mayol, a cargo del área de Derechos del Paciente de la Asociación Civil Ayuda al Paciente Crítico (APAC), “esta Guía representa una gran ayuda para orientar a los pacientes y a los propios médicos respecto de los principales síntomas y los tratamientos más recomendados para todos aquellas personas que viven con Urticaria Crónica”.


“Desde APAC acompañamos con información y asesoramiento constante a todos los pacientes con urticaria crónica, apoyándolos para que lleven a cabo sus terapias de acuerdo a lo indicado por el médico tratante, ya que se trata de una enfermedad que sin lugar a dudas afecta considerablemente la calidad de vida de estos pacientes y de todo su grupo familiar”, subrayó Mayol.

En cuanto a la calidad de vida de estos pacientes, existe una amplia gama de factores que los afectan debido a su urticaria: un trabajo de O’Donnel y colaboradores concluyó que ante la pregunta ‘¿Cuál es el peor aspecto de su urticaria?’, los pacientes respondieron angioedema (59%), prurito (42%), dolor (22%), cansancio, irritabilidad, debilidad o sensación de pérdida de control de su vida (22%), imprevisibilidad de los episodios (20%), restricciones sociales (18%) y vergüenza (13%), entre otras.

“La urticaria crónica afecta en forma extraordinaria la calidad de vida de las personas, su sueño, su apariencia y su capacidad laboral y escolar; no es una afección con riego de vida pero puede durar muchos años y nadie merece vivir mal cuando existen los medios diagnósticos y terapéuticos para evitarlo”, completó el Dr. Máspero.

Causas de la Urticaria

La urticaria fue descripta por primera vez por Hipócrates (460-377 a.C.) cuando se habló de ‘unas lesiones en la piel producidas por ortigas y mosquitos’. Si bien existen muchas teorías sobre sus causas, ninguna ha sido establecida de modo concluyente. Las más sólidas se refieren a problemas de inmunidad, endócrinos, infecciones crónicas, situaciones estresantes y otras. La realidad es que es una enfermedad invalidante y motivo de consulta permanente en los departamentos de emergencia médica y en los consultorios de los clínicos generales, pediatras, dermatólogos y alergólogos.i

Sobre la Guía de Urticaria y Angioedema

La Guía Argentina de Urticaria y Angioedema fue presentada en el 37° Congreso Anual de Alergia e Inmunología (AAAeIC). Participaron en su confección los doctores Jorge Máspero (Fundación CIDEA), Hugo Cabrera (Cátedra de Dermatología de la UBA), Ledit Ardusso (Facultad de Ciencias Médicas de la Univ. Nacional de Rosario y Hospital Provincial del Centenario de Rosario), Mónica de Gennaro (Fundación CIDEA), José Galimany (Sanatorio Británico de Rosario), Daniel Galimberti(Hospital Italiano de Bs. As.), Marcelo Label (Hospital Ramos Mejía), Marta Laforgia (Hospital J. M. Penna, Bs. As.), Iris Medina (Especialista consultor en Alergia e Inmunología Clínica), Hugo Neffen (Hospital de Niños ‘Orlando Alassia’ de Santa Fe), y Patricia Troielli (Facultad de Medicina, UBA), todos bajo el paraguas de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) y de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).

http://www.mdzol.com/nota/561216-presentan-una-guia-de-deteccion-de-la-urticaria-cronica/

Descubren dónde se originó y cómo se expandió el sida desde Africa

Hallazgo de investigadores de la Universidad de OxfordComenzó en la ciudad de Kinshasa, capital del Congo. El primer registro genético del virus es del año 1920.

El virus del sida recién fue descubierto en 1981, pero su dispersión por el mundo empezó mucho antes. Ahora, se encontró el lugar donde se inició el brote que terminó en una epidemia que afecta hoy a 35 millones de personas en todo el mundo. Fue en Kinshasa, la actual capital de la República Democrática del Congo, en África, alrededor del año 1920 según un rastreo genético que hicieron investigadores de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, la Universidad de Leuven en Bélgica, y otras instituciones científicas de Canadá, Portugal, Francia y los Estados Unidos.
Se sabía que a principios del siglo pasado, el virus de la inmunodeficiencia en simios pasó del chimpancé a un ser humano. Pero sólo el “grupo M del virus de la inmunodeficiencia humana 1” fue capaz de dispersarse y producir la epidemia. La pregunta pendiente era cuáles fueron los factores que favorecieron a ese tipo del virus.
Para responderla, los investigadores liderados por Oliver Pybus, tomaron muestras del virus de diferentes lugares de África, crearon árboles de relaciones de “parentesco” genético, y aplicaron un “reloj molecular” que les permitió rastrear el origen. El virus primero infectó a una persona en Kinshasa, y luego en 1937 pasó a otras dos localidades que eran centros mineros y que estaban conectados por el ferrocarril.
“Nuestros datos genéticos nos dicen que el VIH se propagó muy rápidamente a través del Congo, de una superficie equivalente a Europa Occidental, desplazándose con las personas por los ferrocarriles y vías acuáticas”, subrayó Pybus en un comunicado. Además, algunos cambios en las actitudes sociales, especialmente entre los trabajadores del sexo, que tenían un gran número de clientes, y un mayor acceso a jeringas –algunas infectadas– expandieron la epidemia.
“El nuevo estudio aporta información interesante sobre el origen del virus del sida. Permite considerar cómo los cambios urbanos y culturales contribuyeron al avance de la epidemia. Esto no nos cambia la estrategia para tratar a las personas con el VIH: acceder al tratamiento lo más temprano posible”, opinó Marcelo Losso, jefe del servicio de inmunocomprometidos del Hospital Ramos Mejía. En tanto, José Luis Affranchino, investigador del Conicet y la Universidad de Belgrano, comentó: “El VIH 1 se originó en humanos a partir de un virus que estaba en chimpancés. Así, los humanos –cazadores de chimpancés– transmitieron a otros el virus que recién produjo enfermedad después de varias décadas. El desarrollo urbano y del transporte y las migraciones favorecieron que el virus se disperse por los continentes”
http://www.clarin.com/sociedad/Descubren-origino-expandio-sida-Africa_0_1223877741.html